Fisioterapia

Pilates Valladolid

OTIUM Pilates Valladolid

¿Cómo es el Pilates Terapéutico en OTIUM Pilates Valladolid?

Sabemos que el ejercicio es beneficioso para la salud, pero, ¿qué tipo de ejercicio?

movilidad, fuerza, resistencia, potencia… Hay una gran infinidad de ejercicios, uno no es mejor que otro, ya que dependiendo del contexto y de las demandas del día a día que tengamos, necesitaremos potenciar más un estilo de trabajo que otro, sin dejar de lado ninguno de los anteriores. Por ello, en nuestra clínica de fisioterapia en Valladolid, en nuestras clases de Pilates Terapéutico realizaremos aquellos ejercicios indicados para conseguir los objetivos que te planteas de la forma más eficiente y segura posible. Por ello es importante personalizar cada una de las clases.

Lo primero de todo cuando llegáis a nuestro centro es realizar una valoración totalmente individualizada, en la cual, nos comentáis cuál es vuestro caso, qué actividades/ejercicio venías realizando. Comentándonos si tuvierais algún tipo de dolor o patología, ya sea lumbar, cervical o de cualquier otra articulación, o si, por el contrario, os encontráis bien en lo que se refiere a dolor, pero queréis venir a las clases para mejorar tu salud o prevenir que aparezcan dichas patologías.

En OTIUM Fisioterapia y entrenamiento personal, sabemos que cada persona es un mundo y por ello nos adaptamos a las circunstancias de cada uno, en esta valoración realizaremos un estudio completo de tu movilidad, empezando por la zona cervical, pasando a dorsal, lumbar, miembros inferiores y superiores, analizando los distintos rangos de movimiento y observando si encontramos alguna limitación. También realizaremos una serie de trabajo abdominal, de estabilidad y de coordinación, empezando con ejercicios sencillos, dificultándolos si fuera necesario. Seguidamente valoraremos tu fuerza, con tres ejercicios específicos para observar la fuerza de empuje de nuestro cuerpo, la fuerza de tracción (espalda) y la fuerza de tus piernas, realizándolo siempre de manera segura. Por último, llevaremos a cabo una prueba de potencia y otra de resistencia para terminar de completar toda la valoración y conocer cómo te encuentras al finalizar los distintos ejercicios. Al finalizar, comentaremos en qué grupo de los que tenemos establecidos encajarías mejor, ya que trabajamos con grupos de características similares, donde mejoraréis de manera conjunta y entretenida.

 

¿Pero es Pilates suelo o Pilates Máquina?

Podemos decir que no es ni una ni otra, nos centramos en la persona, y trabajaremos tanto desde suelo, como sentados o de pie. Realizando ejercicios con nuestro propio peso o con diferentes aparatos externos que nos ayudarán a mejorar nuestras condiciones y capacidades. Consideramos que existe una infinidad de ejercicios para mejorar, y limitarnos solo a unas máquinas o al trabajo en suelo, nos dificultaría mucho esta tarea. Por lo que cada sesión de Pilates, estará adaptada a una serie de ejercicios que explicaremos y supervisaremos en todo momento, corrigiendo esos aspectos que no se estén realizando correctamente.

 

¿Cuánto duran las clases?

Una hora, la cual dividiremos en 3 partes:

  1. Calentamiento
  2. Bloque principal (parte más extensa)
  3. Vuelta a la calma o estiramientos

Empezaremos las clases realizando un calentamiento dinámico, con ejercicios de movilidad y estabilidad de forma sencilla, para ir aumentando paulatinamente la intensidad y demanda de los ejercicios, trabajando todas las partes del cuerpo, haciendo hincapié en las zonas que más queramos o necesitemos mejorar principalmente.

 

¿De cuántos son los grupos de Pilates?

Como creemos en el ejercicio personalizado, los grupos serán reducidos, estando seguro de que los ejercicios se realizan correctamente. Por lo que tenemos grupos de 3, 4 o 5 personas como máximo. En donde el profesional marcará la clase y los ejercicios y resolverá cualquier duda o problema que pudieras tener. Explicando o corrigiendo cualquier ejercicio el cual no quedase claro. Los grupos serán cerrados (con alguna excepción), por lo que formarás parte de un equipo en la búsqueda de tus objetivos.

 

¿Cuándo puedo empezar?

Hoy mismo, cuadraremos una clase para hacer la primera valoración de manera individual y a partir de ahí, te asignaremos un grupo con características similares en donde todos estemos agusto trabajando. En OTIUM, trabajamos con bonos de 8 clases ya que al ser un trabajo personalizado no le vemos el sentido en que paguéis mensualidades si algunos días no podéis acudir a vuestra hora. Por lo que, las clases se gastarán solamente cuando se acuda a ellas y una vez acabado el bono, se podrá renovar de manera sencilla si se quisiera.

Esto es una entrada al Blog resumen de nuestro servicio de Pilates en Valladolid, si tienes alguna otra duda, contacta con nosotros, te responderemos encantados.

No dudes en probar nuestro servicio de Pilates, realizaremos clases diferentes pero con objetivos específicos para conseguir mejora tu salud y  tu forma física al mismo tiempo que te diviertes.

¡Contáctanos!

9 casos distintos de dolor lumbar en fisioterapia

En el 90% de los casos el dolor lumbar es inespecífico, no podemos identificar una fuente de los síntomas. En el 8% el dolor lumbar viene determinado por una patología específica pudiendo conocer cuál es el tejido que provoca estos síntomas y en un 2% restante encontramos el dolor lumbar como patología grave (motivo de derivación), pudiendo ser debido a una fractura por compresión, estenosis, patología visceral, tumor e infección.

El paracetamol y la manipulación lumbar no tiene efectos en el dolor lumbar agudo. En cuanto al dolor lumbar crónico, no vemos evidencia en la manipulación ni en el TENS. Pero si encontramos evidencia en la cirugía, terapia cognitiva convencional, el ejercicio como prevención y el trabajo multidisciplinar. 

 

9 CLASIFICACIONES DEL DOLOR LUMBAR

  1. Estenosis del canal central: Paciente de edad avanzada (>50 años), que presenta síntomas en la parte central de la zona lumbar y el miembro inferior. Puede generar claudicación en la marcha, no le gusta hacer movimientos repetitivos o posiciones mantenidas. Disminuye el dolor en sedestación, el dolor es bilateral, durante la marcha le puede aliviar ponerse en flexión.
  1. Espondilolistesis: Pueden aparecer tanto en jóvenes como en mayores, se relacionan sus síntomas durante o después del deporte, sobre todo en deportes con extensión repetitiva. Dolor central sin irradiación a miembros inferiores, el dolor se suele provocar en posiciones de extensión. Se puede observar un escalón en la espinosa y una hipermovilidad posteroaneterior de la vértebra.
  1. Fractura vertebral por compresión: Dolor central muy concreto (mecánico), suele doler en flexión. Normal en mujeres de edad avanzada con osteoporosis, o en personas que han escuchado un crack. La posición de alivio es estando tumbado boca arriba con las piernas levantadas. Dolor nocturno y rigidez matutina. Dolor a la percusión, este tipo de patología tendrá entre 3 y 6 meses de recuperación.
  1. Estenosis lateral: pacientes con síntomas de claudicación y más probable en edad avanzada (al igual que la central), pero sólo en un lado. Dolor glúteo en la zona de la raíz, pudiendo irradiar a la pierna. Lo podemos predecir este tipo de dolor porque tiene signos neurológicos unilaterales y dolor persistente de larga evolución.
  1. Enfermedad reumática: Dolor axial o unilateral en la zona de la articulación sacroiliaca con características inflamatorias, en fases tempranas molesta por las mañanas y dura 2-3 horas. Población entre 20 y 40 años.
  1. Rotura fibrilar – espasmos musculares lumbares: Poco frecuente, dolor asociado a contracción muscular y al estiramiento. Dolor mecánico que evoluciona positivamente (2-3 días).
  1. Radiculopatía secundaria a hernia discal: más frecuente en pacientes menores de 50 años, suele estar provocado en posiciones que aumenten la presión neural como la compresión abdominal o las posiciones que comprimen la raíz. Dolor neuropático y matutino “no puede atarse los zapatos”. Aumenta su dolor al final del día, durante los primeros días suele ser nocturno. El dolor suele ser más en extremidad inferior. Los test nerviosos (SLR) darán positivos. El 85% están recuperados a los 6 meses, siendo los primeros 2 meses los más duros. La cirugía estará indicada en los casos más graves.
  1. Patología de cadera:
    1. Patología intraarticular de cadera (artrosis): dolor en zona inguinal, glúteo, muslo, rodilla e incluso por debajo de esta. Disminución del rango articular de la cadera (“FABER y FADIR”).
  1. Patología extraarticular de cadera: dolor en la zona inguinal y en el glúteo. Dolor en primeros pasos de la mañana y al final del día.
  1. Dolor discal facetario y sacroiliaco:
    1. Disco: dolor central que puede irradiar a el miembro inferior, centralizado en rangos finales de flexión y en sedestación. Dolor “al girarse de la cama”. El dolor de tipo discal dura entorno a 6 semanas.
  1. Facetario: más probable en edad avanzada, suele ser lateral y puede provocar dolor en la zona del muslo.
  1. Articulación sacroiliaca: no es centralizado, además no suele bajar por la pierna, más común en embarazadas, pacientes de edad avanzada, realizar el claster de Laslett.

 

Pero, ¿para qué nos sirve saber clasificar el dolor lumbar?

Conocer ante que tipo de patología nos encontramos en la consulta de fisioterapia, nos sirve para diferencias factores graves que sean motivo de derivación, además nos sirve para poder prescribir el ejercicio más adecuado dependiendo del proceso patológico y lo que también es importante tanto para el fisioterapeuta como para el paciente, es conocer el pronóstico de la lesión en el paciente.

La educación sin el cambio de conducta, no sirve para nada.

 

GUÍA DE PRÁCTICA CLÍNICA

Existen infinidad de estudios acerca del dolor lumbar, en las guías de práctica clínica, se resumen los resultados más relevantes obtenidos en los diferentes ensayos clínicos. Algunos tratamientos que vemos con algo de evidencia en la consulta de fisioterapia son los siguientes:

  1. Dolor lumbar agudo o subagudo:
    1. Terapia manual (masaje), tiene una mejora en el dolor y la función a corto plazo.
    2. Calor superficial, alivia el dolor y la discapacidad en 5 días.
  1. Dolor lumbar crónico:
    1. Ejercicio, reduce el dolor y mejora la funcionalidad.
    2. Mindfullness, reduce el estrés y el dolor.
    3. Terapia multidisciplinar, disminuye el dolor y la discapacidad.
    4. Acupuntura, disminuye la intensidad del dolor lumbar.
    5. Terapia manual, alivia el dolor comparado con otras terapias.

Existen otros tipos de tratamiento para el dolor lumbar, donde la calidad de la evidencia es baja, pero dependiendo del tipo de paciente y sus características pueden llegar a servir. Algunos de estos tratamientos con menor evidencia son: manipulación espinal, pilates, yoga, TENS…

Respecto al dolor lumbar inespecífico, es importante tener en cuenta una buena activación del transverso del abdomen para conseguir un buen control lumbopélvico. Para ello, podemos utilizar ejercicios hipopresivos para después realizar ejercicios de fuerza. Algunos estudios demuestran como el entrenamiento específico del diafragma, mejora la estabilidad lumbar y el dolor.

De cara a una sesión práctica podemos realizar:

  1. Ejercicios para activar el transverso del abdomen
  2. Realizar respiraciones diafragmáticas mientras el abdomen permanece activado
  3. Seguir la progresión de tumbado -> sentado -> de pie
  4. Tener presente su activación en las actividades de la vida diaria

Se obtienen mayores beneficios de control motor realizando ejercicios isométricos que ejercicios globales, ya que requiere una alta demanda cognitiva.

Resumiendo, existen distintas clasificaciones con respecto al dolor lumbar y también muchos tratamientos distintos, donde dependiendo el tipo de persona, se encontrarán mejor con unos o con otros. Acude a un fisioterapeuta, si tienes dolor lumbar y no sabes cómo actuar ante el.

¡PIDE TU CITA! en nuestra clínica de fisioterapia en Valladolid y dile adiós al dolor lumbar.

Cefalea cervicogénica. Fisioterapia Valladolid

El mundo de los dolores de cabeza es muy amplio, para simplificarlo y tenerlo mejor organizado en la consulta de fisioterapia, podemos clasificar las cefaleas en dos grandes grupos:

  1. Cefaleas primarias, sin causa que lo justifique, (entorno al 90% de las cefaleas) como pueden ser:
    1. Cefalea tensional (más común)
    2. Migrañas (común)
    3. Dolores trigémino-autonómicos (10 de 10 en la escala EVA)
    4. Cefaleas por ejercicio
    5. Dolor de cabeza diario-crónico
    6. Cefalea en racimo
    7. Inducido por estímulo (falta de sueño, cafeína, comida…)
  1. Cefaleas secundarias:
    1. Traumatismos
    2. Tumores
    3. Medicamentos (aparece en pacientes con una cefalea primaria preexistente, suele encontrarse en aquellos que se automedican, por lo que habría que quitar la medicación)
    4. Vascular
    5. Cualquier patología que lo explique

 

Explicaremos las dos más frecuentes:

  • Cefalea tensional: generalmente bilateral, intensidad baja, no pulsátil, puede cursar con fotofobia o sonofobia, sin nauseas ni vómitos, no se agrava con el ejercicio físico (lo suele eliminar).
  • Migrañas: más intenso en un lado de la cabeza, de 4 a 72h, pulsátiles e intensas, cursan con alteración sensorial, náuseas y vómitos.

Estas clasificaciones, no son reales en la práctica clínica y encontraremos cefaleas con varios tipos de causas juntas. Además, no hace falta ponerle nombre a la cefalea que tiene el paciente. Sino saber si tiene origen musculoesquelético, nervioso o no.

 

Debemos de tener cuidado en la consulta de fisioterapia con las banderas rojas:

  1. Trastornos vasculares (los test de fisioterapia no son 100% fiables)
  2. Signos neurológicos (dipoplia, disfagia, disartia), debemos valorar los pares craneales.

En cuanto a las cefaleas debemos de tener en cuenta, la función, los factores personales y la fisiopatología.

La biomecánica de la ATM (articulación temporomandibular) no tiene una relación directa con el dolor de cabeza, a corto plazo no será necesario tratarlo. En cuanto a las cefaleas cervicogénicas, las estructuras facetarias superiores son las que más frecuentemente generan síntomas hacia la cabeza.

Cuando hay un trastorno cerebrovascular, las cefaleas suelen ser unilaterales y siempre en el mismo lado, cuando el dolor se alterna de lado, probablemente puede ser muscoloesquelético.

 

Algunos puntos que debemos de tener en cuenta en la valoración son:

  1. Pasar el cuestionario Neck Disability Test (Índice de Discapacidad Cervical (IDC)) lo podemos encontrar al final del documento, es la escala más usada en dolor y discapacidades cervicales. Se puede usar para evaluar el estado del paciente y para valorar su evolución. Consta de 10 ítems (cuidado personal, levantar objetos, leer, trabajar, conducir, dormir, actividades recreativas, intensidad del dolor, concentración y dolor de cabeza). Cada ítem se califica de 0 a 5, donde 0 significa “sin dolor” y “5 significa el peor dolor imaginable”. Sumamos la puntación final de todos los ítems y observamos los datos:
    1. 0-4 puntos, sin discapacidad
    2. 5-14 puntos, discapacidad leve
    3. 15-24 puntos, discapacidad moderada
    4. 25-34 puntos, discapacidad severa
    5. 35-50 puntos, discapacidad completa

 

  1. Test específicos:
    1. Valorar la movilidad del raquis cervical antes de realizar terapia manual, para valorar si tuviera síntomas como mareo o inestabilidad
    2. Test de flexión + rotación cervical y valoramos si tiene una pérdida de más de 10 grados. Añadiremos movimientos accesorios a ver si se recupera.
    3. Test del nervio mediano
    4. Rotación cervical activa
    5. Distracción en decúbito supino
    6. Spurling test (flexión lateral + compression)

 

  1. Dolor cervicogénico:
    1. Dolor unilateral, no alternante
    2. Signos y síntomas que apunten al dolor musculoesquelético cervical (dolor irradiado a hombro tras posturas mantenidas, presión local, movimiento de cuello, reducción de la movilidad)
    3. Episodios de duración variante o dolor continuo
    4. Intensidad moderada
    5. Inicio del dolor en región cervical
    6. Bloques anestésicos (abolición del dolor)
    7. Aparición poco después de un traumatismo cervical
    8. Superposición de ataques agudos (nauseas, vómitos, mareos, fotofobia, visión borrosa…)

 

¿Qué podemos hacer en una primera sesión en OTIUM Fisioterapia Valladolid?

  • Retracción cervical mantenida y observar la reproducción de síntomas o los signos comparables
  • Movilización con movimiento (rotación)
  • Técnicas manuales mantenidas en segmentos
  • Preescribir automovilizaciones para mantener los resultados (contrarresistencia con su propio brazo y ganar ROM)

 

Otros tratamientos:

  1. Educación terapéutica: el paciente tiene que cambiar sus habilidades de afrontamiento
    1. Saber que es un proceso de sensibilización
    2. Conocer que el dolor es una experiencia multidimensional
    3. Existen sistemas de neuromodulación que pueden aumentar o reducir esta sensación dolorosa
  2. Ejercicio terapéutico: debemos de elevar su nivel de actividad física (en la mayoría de los pacientes), isométricos globales y ejercicios específicos.
  3. Terapia manual: la parte más importante son los cambios cognitivos y conductuales. La terapia manual puede ayudar a genera alianza.

Si tienes dolor de cabeza y no sabes qué te ocurre o qué puedes hacer para solucionarlo, no dudes en llamarnos, nuestro fisioterapeuta te atenderán encantados.  Pide tu cita.

Anexo 1:

NDI-Espanol-1

 

4 ejercicios para eliminar el dolor cervical. Fisioterapia en Valladolid

En fisioterapia, en cuanto al dolor cervical, podemos encontrar diferentes tipos de tratamiento dependiendo de la sintomatología y de cada paciente. Ya sabemos cómo venimos diciendo que cada paciente es un mundo, y en fisioterapia, lo que le viene bien a uno, no tiene porqué venirle bien a otro.

Por lo que en este post vamos a hablar de una serie de tratamientos los cuales respalda la evidencia científica, teniendo que siempre tenemos que individualizar a cada paciente.

Indicaciones para el tratamiento de dolor cervical:

  1. Baja evidencia:
    1. Estiramientos combinados con terapia manual o entrenamiento
    2. Ejercicios de movilidad
    3. Fuerza y estiramientos de la musculatura superficial en dolor crónico
  2. Alta evidencia:
    1. Ejercicios de fortalecimiento escapulotorácicos, miembro superior y cervical en dolores mecánicos
    2. Entrenamiento de la musculatura profunda en dolores mantenidos
    3. Aumentar tolerancia al dolor crónico

No indicaciones en dolor cervical:

  • Correcciones posturales
  • Ejercicio de fuerza en fases muy agudas (3-5 días)
  • Programa de estiramientos de forma aislada
  • Isometrías de alta intensidad en dolor crónico

El ejercicio correctamente pautado por un fisioterapeuta, es uno de los tratamientos a tener en cuenta para este tipo de dolor, con él buscamos obtener los siguientes beneficios:

  1. Curación de los tejidos
  2. Movilidad
  3. Inicio de estabilización y control motor
  4. Mejorar las demandas (cargas)
  5. Mejorar las habilidades, agilidad y coordinación

Los ejercicios de control motor serían interesantes para realizar en pacientes con bastantes limitaciones, realizando diferentes ejercicios con la ayuda del láser (motion guidance). Pero en la mayoría de pacientes sería interesante trabajar con cargas mayores, utilizando ejercicios que podamos progresar en ellos. Ejercicios con un desafío importante para el paciente.

  • Ejercicios para los flexores cervicales profundos:
    • Flexión craneocervical alta (doble mentón)
    • Flexión craneocervical alta + elevación de la cabeza y abriendo boca (lengua al paladar)
    • Ligera elevación de la cabeza en un plano inclinado
    • Desde extensión cervical, pasamos a la flexión cervical alta
    • Incluir el doble mentón en las actividades de la vida diaria.
  • Ejercicios para los extensores cervicales profundos:
    • Extensión cervical alta
    • Mantener posición neutra y realizamos rotaciones
    • Controlar la flexión cervical alta a la vez que realizamos una retracción de la cabeza
  • 10 repeticiones, manteniendo la posición durante 10 segundos

Otra de los aspectos a tener en cuenta, será mejorar el control neuromuscular:

  1. Reducir la actividad compensatoria global más trabajo respiratorio
  2. Reeducar la posición neutral más trabajo de disociación
  3. Reclutar la musculatura estabilizadora
  4. Mejorar la coordinación del sistema local
  5. Regular la co-contracción y sinergias de los distintos sistemas (musculatura agonista y antagonista)
  6. Aumentar la fuerza y la potencia

Para valorar tanto el punto de partida de estos pacientes, como las mejoras obtenidas con el tratamiento en la consulta de fisioterapia podemos realizar los siguientes test/ejercicios:

  1. Ejercicios resistidos: elevar la cabeza y mantenerla en el aire (sin dolor ni movimiento), podemos apuntar el tiempo para observar las mejoras.
  2. Test de flexión + rotación cervical y valoramos si tiene una pérdida de más de 10 grados. Añadiremos movimientos accesorios a ver si se recupera.
  3. Test de flexión craneocervical en decúbito prono: con biofeedback por debajo de la región con la ayuda del stabilizer (20 mm de Hg).
  4. Ejercicios en isometría (mano resiste el movimiento a un lado), empezar con cargas tolerables e ir aumentando a concéntricos y excéntricos.
  5. Trabajo tanto a nivel de la musculatura local como de la musculatura global. Valorar también la musculatura extensora y la musculatura escapular.
  6. Test de control motor, valorando la movilidad del paciente.
  7. Valoración del sistema nervioso, podemos utilizar el Slump test.

 

Ejercicios en dolor cervical inespecífico

 

El dolor cervical inespecífico es aquel en donde no hay una fuente clara que lo produzca, no hay un evento desencadenante.

La historia clínica es favorable, por ello debemos de explicarle al paciente que le ocurre y realizarla técnicas que disminuyan los síntomas.

El ejercicio tiene la evidencia a medio-largo plazo, se realiza siempre buscando modificar los síntomas, pudiendo estar orientado a otras estructuras asociadas como el hombro o la cintura escapular.

Los ejercicios deben de ser divertidos y motivantes (la imaginación es esencial), quedándonos con movimientos generales.

  1. Dolor agudo:
    1. Realizar terapia manual antes que el ejercicio de fuerza (puede aumentar el dolor), realizando técnicas que modifiquen los síntomas pero que no irriten.
    2. Debemos meter ejercicio en todas las sesiones y realizar un programa de ejercicios para futuras ocasiones.
    3. Importancia de la calidad del sueño, no importa tanto la almohada.
  2. Dolor crónico:
    1. Importancia de los ejercicios SMART (específico, medible, alcanzable, realista y en un tiempo determinado), tenemos que realizar ejercicios orientados a estos objetivos.
    2. Preguntar al paciente qué es lo que necesita o que está buscando con el tratamiento.
  • Ejemplos de ejercicios:
  • Para fatiga: paseos de granjero
  • Para fuerza: trabajo de la musculatura débil (cargada, montaña o TRX)
  • Para movilidad: trabajar con isometrías (cinchas, gomas o nuestra mano)
  • Para control-disfunción: stabilazer o ejercicios con láser

Para desestresar (mejores normalmente que todos los anteriores): actividades al aire libre y deporte.

Si tienes dolor cervical y eres de Valladolid, ¡PIDE TU CITA!, en OTIUM Fisioterapia Valladolid te atenderemos encantados.

Dolor cervical: Fisioterapeuta en Valladolid

El 70% de personas a lo largo de su vida, van a sufrir alguna vez dolor cervical. En cuanto a su prevalencia, es más común en mujeres a partir de los 50 años. Haber sufrido dolo de cuello previamente también aumentará la posibilidad de sufrirlo. Por lo que, en la consulta de fisioterapia, vemos este tipo de dolor frecuentemente.

La zona cervical no es una zona frágil, en la musculatura de la columna cervical debemos trabajar con cargas altas en cuanto al ejercicio se refiere, ya que normalmente nos quedamos cortos.

La columna cervical está hecha para moverse. La educación, la terapia manual y el ejercicio son los 3 pilares en la recuperación de este tipo de lesiones.

Las principales causas del color cervical son:

  1. Mecanismos traumáticos, como el latigazo cervical, los cuales tendrán peor pronóstico
  2. Mecanismos degenerativos, como la artrosis
  3. Parte más mecánica

Encontramos distintas adaptaciones cuando un paciente tiene dolor cervical, como puede ser disminución de la fuerza, alteración del movimiento o alteraciones propioceptivas. Cada una de ellas, tendrá un tratamiento fisioterapéutico específico. Normalmente al cabo de 3-4 meses el dolor desaparece, aun así, podemos ayudar a modelar los síntomas. La forma de ayudar a los pacientes es empoderándola

Existen una serie de factores de riesgo, de padecer este tipo de dolor, como son:

  • Edad avanzada
  • Trabajos con demandas altas
  • Ser exfumador
  • Poco respaldo/apoyo familiar
  • Haber sufrido dolor lumbar

 

Además, también tenemos algunos factores contribuyentes que hacen que este dolor cervical se perpetúe en el tiempo:

  • Movilidad torácica reducida
  • Timing de activación muscular
  • Falta de fuerza
  • Fatiga
  • Mala neurodinámica
  • Región ocular afectada

En cuanto a su patoanatomía es difícilmente identificable, lo primero que debemos hacer es:

  • Descartar banderas rojas
    • Infección
    • Alteraciones a nivel arterial, pudiendo encontrar mareos muy intensos o pérdidas del conocimiento.
    • Cáncer
    • Problema cardiaco
  • Realizar cuestionarios para conocer el dolor, función, discapacidad y funcionamiento psicosocial del paciente. (Anexo 1)
  • Test de rango de movimiento:
    • Movimiento pasivo intervertebral accesorio
    • Flexión craneocervical (gran sensibilidad)
    • Podemos utilizar un algómetro de presión para conocer cuándo le aparece el dolor al paciente.

Clasificación del dolor cervical

En fisioterapia, podemos encontrar distintas clasificaciones. Una de las más utilizadas es:

  1. Dolor cervical con déficit de movilidad: asociado a problemas de cintura escapular, dolor en miembros superiores, puede ser central o unilateral.
  2. Dolor cervical asociado con dolor de cabeza: suele ser unilateral, agravado con movimientos cervicales o posiciones mantenidas. Debemos valorar el rango de movimiento activo, realizar el test de flexión rotación y el test del segmento cervical superior. Suele haber debilidad en la musculatura profunda del cuello.
  3. Dolor cervical asociado con dolor radicular: debemos de realizar test neurodinámicos, Spurling test o test de distracción.
  4. Disfunciones de la coordinación del movimiento (traumático): como en el caso del latigazo cervical (whiplash) en donde podemos encontrar: nauseas, dolor de cabeza o estrés. En consulta, realizaremos test de flexión craneaocervical y test contrarresistencia de la musculatura para valorar la sintomatología del paciente.

¿Qué intervenciones debemos realizar en cada tipo de clasificación?

Según la guía de práctica clínica de (2017), en la mayoría de dolores cervicales podemos encontrar 3 estadíos bien diferenciados, dependiendo del tiempo transcurrido desde el inicio del dolor, las recomendaciones son:

  • En dolores cervical con déficit de movilidad:
    1. Agudo:
      1. Manipulación torácica
      2. Programa de ejercicios para aumentar el rango de movimiento
      3. Ejercicios de fuerza para mejorar la musculatura torácica y la de miembros superiores
      4. Movilización cervical (menos efectiva)
    1. Subagudo:
      1. Ejercicios de resistencia
      2. Manipulación torácica y movilización cervical
    2. Crónico:
      1. Manipulación torácica y movilización cervical
      2. Conjunto de ejercicios en la región cervical y escapulotorácica (neuromusculares, estiramientos, fuerza, resistencia, aeróbicos y elementos cognitivos).
      3. Punción seca
      4. Ejercicios de tronco
      5. Educación al paciente que promueva un estilo de vida activo
  • Dolor cervical asociado con dolor de cabeza:
    1. Agudo:
      1. Promover ejercicios activos de movilidad
      2. Deslizamiento de la apófisis de C1-C2
    2. Subagudo:
      1. Movilización cervical
      2. Automovilización (con toalla) C1-C2
    3. Crónico:
      1. Movilización cervical y manipulación torácica combinada con retracción de hombro
      2. Estiramientos
      3. Fortalecimiento y ejercicios de resistencia de la musculatura del cuello.
  • Dolor de cuello asociado a dolor radicular:
    1. Agudo:
      1. Ejercicios de movilidad y estabilizadores de cuello
      2. En pocas ocasiones se podría utilizar un collarín
    2. Crónico:
      1. Tracción cervical, combinados con ejercicios de estiramiento y fortalecimiento
      2. Movilización torácica y cervical
      3. Educación y fomentar la participación en actividades o distintas ocupaciones
  • Dolor de cuello relacionado con disfunciones del movimiento coordinado (latigazo cervical)
    1.  Agudo:
      1.  Educación:
        1. Recuperar las actividades que venía realizando lo antes posible
        2. Minimizar el uso de collarín
        3. Mejorar los ejercicios de movilidad y postura para disminuir el dolor y aumentar el rango de movimiento
      2. Tranquilizar al paciente que lo normal es que se recupere dentro de 2-3 meses
      3. Terapia manual mediante movilizaciones + ejercicio
    2.  Crónico:
      1. Educación centrada en dar seguridad, valor, pronóstico y manejo del dolor.
      2. Movilizaciones combinando con ejercicio individualizado submáximo (fuerza, resistencia, flexibilidad y coordinación)
      3. TENS

En la literatura científica podemos encontrar otro tipo de clasificaciones menos utilizadas:

  1. Alteraciones en el input: debemos de realizar test para diferenciarlos
    1. Articular (tope duro)
    2. Muscular
    3. Neural
  2. Alteraciones en el output:
    1. La musculatura suboccipital es la que más husos musculares tiene en todo el cuerpo
  3. Alteraciones del sistema vestibular:
    1. Evaluación del equilibrio
    2. Seguimiento del dedo con los ojos
  4. Procesamiento central
    1. Partes más conductuales, factores psicosociales
  5. Alteración de la extremidad superior:
    1. Puede producir o ser la causa del dolor cervical

 

Si tienes dolor cervical, ¡PIDE TU CITA!, en nuestro centro de fisioterapia en Valladolid te ayudaremos.

Dolor de hombro: ejercicios para tu hombro inestable

Como explicamos en el anterior artículo (leer aquí), en la consulta de fisioterapia vemos 4 categorías distintas para clasificar el dolo de hombro:

  1. Hombro rígido
  2. Hombro inestable
  3. Dolor en relación al manguito rotador
  4. Dolor acromioclavicular

Hoy, vamos a hablar de cada uno de ellos:

1. Hombro rígido

Conocido también como hombro congelado, puede ser debido a fibrosis de tejidos tales como la cápsula articular y la musculatura.

Las principales causas pueden ser:

  1. Sensibilización central, en el caso de pacientes con dolor persistente.
  2. Cirugía: para evitarlo debemos de utilizar protocolos de inmovilización temprana y educación sobre dolor.
  3. Lesiones previas: mayor activación de zonas como la amígdala (zona relacionada con el dolor) y una menor activación de la corteza motora (limita las posibilidades de movimiento).
  4. Alteraciones metabólicas

2. Hombro inestable

Lo podemos encontrar cuando nuestro paciente ha sufrido una luxación previa. El protocolo de “derby” es un método de tratamiento bastante utilizado, que consiste en: recuperar la movilidad, realizar ejercicios seguros y potenciar la musculatura periarticular. Para ello, alguno de los ejercicios que utilizamos son:

  1. Lanzar y recoger una mancuerna (codo en extensión y flexión de hombro de 90º), podemos dificultar el ejercicio realizándolo monopodal o cerrando los ojos.
  2. Lanzar la mancuerna en decúbito prono sobre la camilla con RE inicial.
  3. Lanzar la mancuerna en decúbito supino desde la rotación interna hasta recogerla en rotación externa.
  4. Trabajamos la RE colocando nuestro brazo en la pared, con nuestro cuerpo al otro lado de la puerta, lo podemos realizar con impulso.
  5. Flexiones apoyados en pared con impulso, podemos dificultarlo apoyándonos en barra o en cajón o directamente en el suelo, trabajamos con un numero amplio de repeticiones o hasta que el hombro se resienta.
  6. Movilidad de hombro en cuadrupedia o dificultándolo apoyándonos solo sobre una mano (posición de flexión), podemos trabajar en cuadrupedia apoyoyados sobre un balón con una mano al principio y elevándonos a la posición de flexión (sin apoyar rodillas) con ambas manos sobre el balón.

3. Dolor de hombro relacionado con el manguito rotador

 

Normalmente experimentado durante la elevación y RE, suele aparecer más anterior. Más prevalente en personas mayores de 40 años, que realizan actividades por encima de la cabeza y en deportistas.

    • A su vez podemos dividirlo en:
      1. Hombro irritable: dolor que se agrava fácilmente y existe durante la noche.
      2. Hombro no irritable: dolor que aumenta con el movimiento, debemos aumentar la flexión y RE gradualmente.
      3. Rotura avanzada: roturas masivas e inoperables, asociadas a morbilidad: el ejercicio sería nuestro principal enfoque.
    • Observamos como hacer hincapié en la región escapular es muy positivo a corto plazo, mejorando tanto el dolor como la disfunción. Podemos trabajar:
      1. Movilización escapular
      2. Estabilización (aumentando la fuerza y la retracción escapular)
      3. Vendaje (tape)

4. El dolor acromioclavicular

Es menos prevalente que el resto de patologías, podríamos testarlo, realizando movilizaciones pasivas de ambas articulaciones.

Aunque las categorías son claras y bien diferenciadas, la realidad de la consulta de fisioterapia es que cada paciente es un mundo, y probablemente su dolor de hombro se encuentre clasificado en varias de estas categorías. Por ello, la importancia de la historia clínica y de la valoración inicial para poder realizar un buen diagnóstico y un tratamiento adecuado a cada paciente, mejorando de forma eficiente y segura.

¡PIDE TU CITA!

 

😃 ¿Te puedo ayudar?